« LOS RECUERDOS DE UNA PROFE CHOQUITA »

Extrait du dernier bulletin de la Commission sociale que vous trouverez dans son intégralité à la fin de ce témoignage. Notre amie Joana Biscay signe ici un très joli récit, sincère et personnel, qui nous plonge en quelques lignes dans une réalité que l’on peine si souvent à décrire.  

« Recuerdo mi trabajo voluntario dentro de la asociación como uno de los momentos más felices de mi viaje, y me atrevo a decir de mi vida también. Fue una experiencia única y un gran honor trabajar para y con ustedes. Y que tarea tan difícil la de escribir un pequeño resumen de los cuatro meses pasados, trabajando juntos. Ya les aviso que no alcanzaré a relatarlo en algunas líneas…

Mi primera impresión llegando a Bolivia ha sido terrible. Un verdadero choque cultural. Obviamente había visto fotos, leído proyectos y evaluaciones de las distintas comisiones, devorado los testimonios, las crónicas publicadas en la página web de Giltzarria y escritas de la mano talentosa de su presidente Jean Marc Boucon, había escuchado historias de la voz del Padre Jacques acerca de las comunidades… Pero como dice el dicho: “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Joana

En un principio, hemos llegado al centro Alto Miraflores, junto con mi amiga Ainhoa, llenas de ilusiones y de energía positiva. Nos ha tocado visitar y familiarizarnos con los ambientes de trabajo, en los cuales, hemos conocido a las distintas comisiones que forman parte de la parroquia y sobre todo a los niños, jóvenes y a las familias, con quienes íbamos a trabajar. Diría que la integración dentro de los equipos de trabajo ha sido muy fácil. Nos han acogido con los brazos abiertos desde el primer día de nuestra llegada. Más que unos compañeros de trabajo he encontrado a una segunda familia, aquí, en Bolivia. He podido apreciar la motivación, el compromiso y la determinación de todo el equipo. Además, durante las reuniones me he dado cuenta de que, con los años, habían desarrollado muchas habilidades tales como: una comunicación fluida y sincera, una organización de trabajo efectiva, un compromiso “sine qua non”…

Mi participación a dentro de las comisiones ha sido muy humilde. En los primeros días, básicamente he estado en observación, analizando cómo funcionaban los talleres y como trabajaban. Más que todo, me ha gustado el espíritu del equipo… Me han hecho sentir miembro del equipo en su totalidad. Y eso me ha facilitado el trabajo no solo con ellos, sino también con los niños, los jóvenes e incluso con las mujeres. De hecho, creo poder afirmar que, en poco tiempo, me he empañado del complejo trabajo que se hace dentro de la asociación. Y las oportunidades no faltaban: apoyo escolar, talleres de reflexión y/o de dinámicas con los niños y los jóvenes, clases de alfabetización y numeración con las mujeres, comedor, reuniones diarias, visitas a las familias, encuentros excepcionales (que solo tienen de excepcional el nombre, eso que cada semana se presenta una actividad extra nueva).

Santa María del Camino. Una parroquia moderna, que me gusta definir como futurista y sumamente humanista. Sin duda, la Iglesia de mente más abierta que he conocido. Una Iglesia al servicio de la comunidad, que acompaña el Padre Oscar Chungara, rodeado de muchos actores. Y lo mínimo que se puede decir es que, no les faltan ideas innovadoras. Me ha tocado la historia de cada uno de estos niños y jóvenes que vienen a los talleres con una fuerza de carácter indescriptible. Compartimos risas y enojos, alegrías y tristezas, logros y fracasos, decisiones y dudas… Es emocionante pararse algunos minutos para mirar atrás y darse cuenta del camino recorrido con los niños. El trabajo siempre termina pagando. Y que mejor recompensa que la de destacar en sus ojos respeto, confianza y agradecimiento, sin necesidad de hablar. Porque “hay miradas que dicen más de mil palabras…”.

9

Yo me quedo con estas miradas y estas sonrisas llenas de ternura de cada uno de estos niños, jóvenes, madres y padres de familia, quienes, a su manera, nos agradecen por la ayuda recibida. La mejor lección de vida, me la dieron estos niños y jóvenes, que a pesar de los obstáculos siguen adelante, sin lamentarse.

El día de mi despedida, los niños me hicieron una sorpresa… ¡Cual fue mi emoción al ver todo lo que habían preparado para mí, con tanto cariño! No me quedó otra que seguir mi camino, pero me fui con la mochila llena de recuerdos, de sonrisas, de herramientas nuevas, de amistades profundas y de proyectos futuros… Finalmente, regreso con mucho más que lo que había venido a buscar. Ahora, tengo un ideal de trabajo, que siempre busca a ir más allá de lo posible. Tal y como lo dijo Eduardo Galeano: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas puede cambiar el mundo.” Siempre seguiré soñando junto a ustedes… Son el futuro de Bolivia; y no dudo que van a llevar este país adelante.

Dios pagarapusuchun! Milesker! Gracias!

Joanita, la profe choquita.

fichier pdf BOLETIN COMISION SOCIAL JUNIO

Aucun commentaire.

Laisser un commentaire

akwateam |
OUED KORICHE |
lalogeuse |
Unblog.fr | Créer un blog | Annuaire | Signaler un abus | CFTC Schindler ascenseurs
| LES POMPIERS DE VERZENAY
| ROLLER A CHAUMONT